Por el Lic. Gastón Gandolfi

www.gastongandolfi.com
[email protected]
(011) 155-643-1175

Aquí me propongo a esbozar de que trata y que pasos sigo en la psicoterapia breve y direccionada de regresión para la clínica psi; utilizando métodos de hipnoterapia, ericksoniana y de Brian Weiss; además de técnicas de PNL y EMDR, en los casos que son necesarias como complementos para alcanzar los estados de relajación y trance requeridos para tales fines.

Existe un estado intermedio entre el sueño y la vigilia, un estado que generalmente pasamos de largo sin percibir. Ese momento, agradable por demás, nos sobreviene justo antes de dormir, antes de perder del todo la conciencia y el control. Seguro lo has experimentado, pero solo quizás seas consciente de ello. Tal vez en una siesta, o por las noches antes de dormir, o incluso por la mañana remoloneando en la cama previamente a levantarte. También puede que lo hayas sentido en algún medio de transporte, adormecido por el sonido constante y monótono del motor, plácidamente entredormido/a.

En ese estado, en el que sin perder totalmente la conciencia del mundo circundante, uno puede espiar hacia el mundo dentro de sí, se pueden percibir imágenes, sensaciones, sonidos, aromas y voces que se entremezclan caóticamente con la conciencia, no como si lo estuviésemos viendo sino como si lo estuviésemos viviendo. Nuestro mundo interior nos sucede, a nivel vivencial.

También existe un método, es decir, técnicas para generar y prolongar aquel estado, y para utilizarlo como una vía regia para ver un poco más dentro, en nuestro subconsciente. Incluso hay métodos para cambiar ciertos elementos que están allí enquistados hace añares y añares, ¿tal vez vidas pasadas?…

Entonces, existe un método para utilizar este entresueño en sentido de un mayor bienestar interior y consecuentemente exterior; ese método se llama la hipnosis.

Quizás lo conozcamos por algún que otro show, donde alguien sugestionado por algún mentalista se queda dormido súbitamente, al sólo darle la orden, u otro se pone duro cómo una tabla entre dos sillas, y alguien más cree ser una gallina al despertar de su trance por ser esto sugestionado por aquel mago. ¿Divertido, o no? Pero, como decíamos, además de para estos trucos podemos recurrir a la hipnosis con el fin de conocernos más a nosotros mismos, superar nuestras trabas, crecer y alcanzar un mayor estado de bienestar y felicidad para nuestras vidas, y así para nuestros afectos.

A la sazón describiré como aplico yo, en mi clínica privada, los métodos de la hipnosis para un tratamiento de regresión hipnótica.

1° Sesión- Descubrir el Color Sanador

La primera técnica tiene el propósito de aprender a dar los primeros pasos en el camino de la autohipnosis… ¿Auto hipnosis? Sí, no es que cada quién tengan que hipnotizarse a sí mismo, y menos sin la ayuda del terapeuta; sino que la hipnosis es siempre y sin excepción autohipnosis.

Así es, la mente subconsciente de cada paciente, inconscientemente utiliza las palabras, los consejos, las oraciones y todo lo que sugiere en sesión el hipnólogo para él mismo entrar en trance. Esa es la verdad en este asunto. Uno es el que permite que pasen las cosas que el hipnotista sugiere, o no. Es por esta razón que es casi imposible hipnotizar a quien no desea ser hipnotizado. Por lo que si deseas ir a un hipnotista solo para probar “a ver si puede hipnotizarme” no pierdas tu tiempo, ¡ganaste!

Así, el ejercicio de imaginación activa consistente en convocar un color sanador, que es el primero que aplico en este cuarteto terapéutico, es fundamental y muy útil para aquella meta de dar los primeros pasos en la hipnosis, ya que relaja profundamente y contiene visualizaciones lúcidas, aunque todavía ambiguas, de nuestro mundo interior.

Luego de terminada esta primera etapa los pacientes se sienten totalmente revitalizados, como luego de un baño interior de sanación y, por que no, de sabiduría (los colores contienen su propia sabiduría, un vibración sanadora). Así logran estar mejor y aprender a conectar son ello para después poder acudir a esa energía del color sanador, a esa vibración, junto con sus sensaciones positivas vividas en trance, allí cuando lo necesiten en sus vidas cotidianas, o como digo en sesión, “para sus días y noches venideras…”

2° Sesión – Encuentro con el Maestro Interior

Luego, cuando nuestra mente subconsciente aprendió a dar los primeros pasos hacia la hipnosis, vamos un poco más allá. Un poco más profundo y menos abstracto, en búsqueda de una guía en este viaje dentro de la propia caverna interior. Acudimos entonces a la simbología tarótica, a un ermitaño que nos guíe para lo que vendrá, nuestro sabio o maestro interno.

Ahora bien, éste puede aparecer de cualquier manera, de cualquier forma, “sólo una cosa es segura; confiamos plenamente en su sabiduría, en su conocimiento” Y vivimos este encuentro como algo real, vivencial, en nuestro mundo interior. Lo que, como siempre en estás técnicas, deja asentadas grandes bases de sabiduría interior y serenidad, para luego acudir a ellas en nuestra cotidianidad y para nuestras relaciones interesantes.

3° Sesión – Regresión

Luego, el terreno esta listo. Aquél sabio interior nos toma la mano, con la compasión propia del que realmente sabe de la necesidad en la queseamos los humanos, depositados en este extraño mundo, y nos adentra más y más en nuestra propias profundidades, allí donde se esconden los pasados más remotos de nuestra alma. Retornando a otras edades. Repasando otras etapas de nuestra vida… recordando, reviviendo… cosas gratas que nos han quedado y, si es que en éste retorno nos encontramos con cosas no muy agradables, ¿quizás podamos hacer algo nuevo con lo viejo, darle otra solución creativa a lo estanco? Entonces continuamos, y quizá entonces comprendamos que nadie sabe más que nosotros, que nuestro propio sabio interior, qué necesita nuestro niño interior, algo que sí tenemos y habíamos olvidado… Entonces el sanar, el resignificar, toman otra dimensión, ya no la teórica pura sino la vivencial.

Y luego… ¿tal vez éste camino lleve más allá de ésta vida?, una o varias vidas pasadas pueden aparecer, o mejor dicho nosotros aparecer en ellas… Eso sólo lo sabrá cada quién.

4° Sesión – Progresión

Último encuentro. Esta vez el ermitaño nos toma la mano para llevarnos hacia delante en la línea de nuestro tiempo subjetivo. Uno no puede saber qué va a pasar en el futuro… ¿o puede?

Lo que es seguro es que sí se puede “configurar”, por así decirlo, nuestra mente subconsciente para que las cosas que anhelamos sean realmente posibles, y pasen. Y algo es más seguro, y comprobado por grandes maestros del psiquismo, que si podemos imaginarlo creativamente podemos hacerlo. Es que si uno puede verse y sentirse a sí mismo haciendo y viviendo eso que quiere vivir, entonces ¿porqué no?

En mi experiencia profesional, de más de diez años trabajando con estas técnicas, lo que la persona logra ver en su futuro en estado de trance progresivo luego se cumple sine qua non, y a veces hasta con sorprendentes detalles. Esta etapa, cuando se cumple correctamente, consiste en una verdadera auto-videncia.

Cuento Sufi
Y para terminar quiero obsequiarles un bello cuento sufi que escuché una vez:

“Le preguntó un discípulo a su maestro cual era el sentido de la existencia del tiempo y del espacio, y quién lo había creado. Le respondió el maestro: Tiempo y Espacio han sido creados por ti mismo (…). En lo referente a su sentido, al tiempo le has dado existencia para que te suceda todo aquello que debe acontecerte, en bien de tu comprensión. Y al espacio, para que no te ocurra todo en el mismo momento, ya que sería intolerable para tí…”

He intentado describir una experiencia que en verdad es indescriptible… no solamente por lo fantástica, sino por el sentido definitorio de lo que es una “vivencia” en sí a diferencia de lo conceptual o teórico. Entonces no me queda más que invitarlos a que compartamos cada uno desde sí este viaje al mundo interior.

Lic. Gastón Gandolfi
[email protected]
www.gastongandolfi.com
(011) 155-643-1175